Ad
Ad
Ad
Buenas Noticias

José Ramón García, de malabarista a chef

José Ramón García carecía de recursos para prepararse, pero su vocación por el arte culinario, la confianza en sí mismo y el espíritu de superación lo llevaron a su encuentro con la oportunidad en el Instituto Nacional de Formación Profesional INFOP, donde obtiene la preparación que ya le ha generado varias ofertas de empleo.

La desintegración familiar en los primeros años de su adolescencia, lo llevó a refugiarse en relaciones que afectaron negativamente su vida, adentrándose a un mundo donde los intereses personales dejaron de existir y su voluntad individual paso a ser manipulada por el grupo en el que encontraba la seguridad, que dejó de recibir en el hogar.

José Ramón García, de malabarista a chef

“Con ellos, olvidaba los problemas y la pérdida de mi padre, que paso poco después de la separación y renuncié al sueño que tuve desde niño, ser un reconocido chef igual que él, pues las circunstancias me convencieron de que no podía aspirar a ello” relató.

Sin oficio ni beneficio más que las acostumbradas reuniones callejeras y prácticas de juegos malabares, transcurrían sus días, pero el universo conspira a favor de las personas que realmente desean algo; José Ramón conoció a un malabarista profesional que le ayudó a perfeccionar sus destrezas y comenzó a realizar esta actividad como medio de subsistencia.

Con inquietud y voz quebrada describe la emoción que sintió cuando le regalaron un balón de acrílico “recuerdo que nadie me había regalado algo que significara tanto para mí, era lo que más deseaba en ese momento para mejorar mis presentaciones, que hasta entonces solo las hacía con pelotas de goma por el alto costo de las otras.

Sin embargo, no era el valor económico de dicho objeto lo que revestía tal importancia, sino lo que representaba para este artista callejero; el medio para pagarse sus estudios secundarios. Las adversidades habían desvanecido su anhelo, en cambio su espíritu de superación resurgía ahora más fuerte y le empujaba a seguir adelante.

Sabiendo lo que quería y con la voluntad para hacerlo, logró alcanzar su propósito de graduarse y llegar a la que define como una experiencia increíble “el INFOP me proporcionó además de las competencias para el trabajo, habilidades para la vida”.

La pasión por el arte culinario, su espíritu de superación y la formación obtenida fueron los ingredientes que se fusionaron para el éxito que ahora saborea José Ramón, quien después de su triunfo en el concurso gastronómico organizado por el área de Hotelería y Turismo del INFOP ya ha recibido varias ofertas de empleo.

Al respecto, asegura que

cuando existe la preparación y se presenta la oportunidad, el éxito es inevitable y, sobre todo, sabía que iba a ganar porque mi proyecto estaba en las manos de Dios”

Buenas Noticias Honduras

Comentarios

comentarios

Noticias positivas de Honduras